Nuestro Compromiso

 

Nos enfocamos en una visión holística de cada ser humano con terapias individuales y personalizadas, buscando junto a TI, el origen del dolor y el camino para llegar a la sanación.

La sanación sucede cuando somos coherentes entre lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos. Por eso, somos partícipes y artífices de nuestras propia salud y sanación. Te acompaño a descubrir este camino, en la toma de conciencia que somos naturaleza, a través de la medicina china, de la Sagrada Tradición Andina, de lo que cada persona necesita para REcrearse en el mundo de hoy.

Mis terapias incluyen tu compromiso, tu deseo de ser felíz. Tu comprender que hemos venido a esta tierra a ser felices y que esa felicidad pasa por dentro y se expande hacia el exterior por añadidura

Además de mis conocimientos adquiridos a lo largo de mis años en esta tierra, parto de mi caminar por ella. El compromiso es tuyo, te acompaño a transitar el camino del Sol!

Cuando los músculos están relajados todos nuestros procesos físicos muestran una mejora y trabajan con más eficiencia. Obtenemos, o recuperamos, otra perspectiva de la vida cuando los músculos tensos y los sistemas linfáticos lentos nos nublan la percepción y nos ofrecen una visión negativa.

EL ESQUELETO: Aunque se tiende a creer que el masaje no afecta a los huesos, esta idea es errónea. Un músculo tenso aumenta la presión o tensión del hueso, ya que el músculo lo “empuja”. Los ligamentos que unen el músculo con el hueso también están más apretados de lo debido e impiden que la circulación llegue a las estructuras óseas de forma adecuada, porque los capilares y las venas están contraídos, más o menos como cuando estrujamos una manguera. El cuerpo necesita todo el oxígeno que pueda conseguir, que circulará por la sangre a través de las venas, las arterias y los capilares. Cuando se hace un masaje se mejora el transporte de los fluidos necesarios, ya sea eliminando toxinas o aportando sangre fresca oxigenada a la parte del cuerpo en cuestión.

LAS ARTICULACIONES: El esqueleto esta formado por huesos y articulaciones. La rigidez de las articulaciones se debe normalmente a un exceso de trabajo o a una posible herida que hace que las toxinas se concentren en estas, provocando artritis o gota. Si se aplica un masaje sobre la articulación afectada, se eliminan estas toxinas y se alivia el dolor.

LOS MÚSCULOS: Los efectos de los músculos son los más obvios en el masaje, ya que aquí es donde obtenemos los verdaderos resultados. Los músculos actúan como amortiguadores de los huesos y las articulaciones. Aunque las posibilidades de que los músculos sufran graves daños durante las actividades diarias son ínfimas, si pueden tensarse o dañarse debido a un sobreesfuerzo, sobre todo después de un ejercicio extenuante. Unas horas después del ejercicio el individuo podría sufrir un estado conocido como “dolor muscular de aparición retardada”. Se trata de la manifestación del dolor como consecuencia de unas gotas diminutas en el tejido muscular. El músculo realiza un proceso biológico necesario para la reparación y regeneración de las fibras musculares, lo que comporta una respuesta inflamatoria natural. La retención de agua asociada a esta inflamación aumenta la presión de los sensibles receptores de dolor del músculo. El masaje contribuye a aliviar este dolor activando el fluido del cuerpo y disminuyendo la retención de agua en el tejido muscular. También puede ayudar a reducir la inflamación antes de que crezca y sea peligrosa.

LA CIRCULACIÓN: El masaje mejora la circulación de un modo parecido al ejercicio. Cuando hacemos ejercicio los músculos se contraen y se relajan para facilitar el movimiento. Esto aumenta la circulación sanguínea que, a su vez, succiona los capilares y los ganglios linfáticos y estimula la eliminación de toxinas del cuerpo. El cuerpo responde al aumento de la circulación sanguínea produciendo más glóbulos rojos, los cuales se encargan de aportar oxígeno fresco a los músculos. La sensación inmediata es un sentido potenciado de bienestar.

EL CORAZÓN: Cuando la circulación aumenta el corazón trabaja menos; es decir, cuando los vasos sanguíneos y los capilares se dilatan como resultado del masaje requieren menos esfuerzo para distribuir la sangre por todo el sistema circulatorio. La células reciben cantidades mayores de oxígeno, por lo que aumenta el índice metabólico y las células trabajan mejor.

EL SISTEMA LINFÁTICO: Se cree que la vasta red linfática se beneficia más del masaje que cualquier otro sistema del cuerpo humano. A diferencia del corazón, el sistema linfático no cuenta con un mecanismo de bombeo. Por tanto, el masaje y ejercicio son los métodos más efectivos para activar el fluido linfático que, a su vez, ayuda a reducir inflamaciones y retenciones de agua.

EL SISTEMA NERVIOSO: Un suave masaje puede calmar los nervios crispados. Cuando los músculos están relajados el cuerpo se calienta, el dolor desaparece y el sistema nervioso se tranquiliza. Y lo mismo nos pasa a nosotros.

LA PIEL: La textura y brillo de la piel se intensifican cuando se eliminan las toxinas del organismo y se produce una mejora en la circulación en la superficie de los capilares. La piel se vuelve más elástica y se nutre con masajes con aceites vegetales y esenciales. El brillo que adquiere así la piel es muestra de una mejor circulación.

MENTE: Las personas que están relajadas pueden pensar con más claridad y de forma mas positiva que las que están tensas y estresadas. También les resulta más fácil tomar decisiones. La mente y las emociones tienen un equilibrio mayor en las personas relajadas, puesto que se benefician del descanso, lo que contribuye a aliviar el dolor y la lentitud. Es bien sabido que los que hacen meditación tienen una mente más clara y mayor capacidad para centrarse en la resolución de problemas y en las actividades cotidianas.

“masajes Shiatsu”